Conoce si los gatos tienen cosquillas o no (y en qué partes)

A diferencia de los humanos, los felinos no tienen capacidad para sentir todos los tipos de cosquillas.

Los gatos son animales que mayormente están ubicados en el regazo de sus dueños, ya que consideran un lugar seguro para descansar. Además, es el espacio ideal para ser acariciados y recibir algunas cuantas cosquillas en su panza.

Pero la interrogante que se hacen muchas personas es: ¿los felinos sientes cosquillas o no? Un artículo de ExpertoAnimal explica la ciencia de estos estímulos aplicados a nuestros compañeros peludos.

Más en Pelos & Plumas: ¿Por qué lamen los gatos? Conoce la verdad

Gato

¿Los gatos tienen cosquillas o no?

Lo primero es definir este término: las cosquillas son una sensación que se experimenta en algunas partes del cuerpo cuando son ligeramente tocadas.

Con respecto a la "intensidad" recién se puede hablar de las cosquillas:

Knismesis: son las cosquillas ocasionadas por un ligero roce, que provocan una sensación de picor u hormigueo (placentera).

Gargalesis: hace referencia a las cosquillas más enérgicas, que generan una risa involuntaria. Se generan al aplicar presión sobre determinadas zonas del cuerpo.

De esta manera, podemos afirmar que los gatos pueden sentir las cosquillas, pero únicamente las asociadas a la knismesis.

Gato

¿Dónde tienen cosquillas los gatos?

Según el artículo en mención, existen tres zonas clave para provocarle cosquillas a los gatos: la barbilla, las mejillas y la base de la cola, zonas donde los gatos tienen glándulas odoríferas que liberan feromonas.

¿Cómo saber si un gato tiene cosquillas?

Se debe analizar correctamente el lenguaje corporal de los felinos para lograr discernir el sentir de los gatos. De esta manera, debemos mencionar que existen una serie de señales que nos ayudan a saber si nuestros peludos están disfrutando de las cosquillas:

- Ronroneo

- Amasamiento con las patas delanteras

- Relajación corporal y facial

Gato

¿Cómo hacerle cosquillas a un gato?

Lo primero es elegir un momento donde el felino se encuentre relajado y receptivo para disfrutar de esas caricias. Vale recordar que las caricias ayudan a reforzar el vínculo con nuestros animales.

Tras comprobar que nuestro gato se encuentra receptivo, se procede a tocar suavemente algunas de las zonas clave que mencionamos en los párrafos anteriores: barbilla, mejillas o la base de la cola.

Zonas que debes evitar

Por último, te mencionamos que existen zonas donde tenemos prohibido hacer caricias: las patas, el abdomen y la cola.

Además, es importante atender a las señales que demuestra nuestro gato cuando le acariciamos.

Gato

Te puede interesar...

Notas Relacionadas